Sunday, February 17, 2008

Noche de concierto


Cuando se juntan 4 bandas de calidad internacional solo puede resultar algo: Un derroche de diversión. El pasado 16 de febrero en el festival de Iquique quedará en la retina de la galucha y la cancha por largo tiempo. Un experimentado Antonio Vodanovic animó la velada. El telón lo abrió el folklore local a cargo del grupo Calichal, quienes ganaran un merecido segundo lugar en el Festival del Huaso de Olmue con "Reina del Tamarugal". Luego le tocó el lugar al rock, con la banda nacional Los Bunkers. Debo reconocer que no los conocía bien, a pesar del tiempo que llevan en grandes escenarios y los premios obtenidos. Muy buenos y carismáticos, con un sonido muy fresco y pegajoso.

Pero la noche de rock venía recién empezando, ya que era el turno de la consagrada banda nacional Lucybel, (de la que se muy poco de hecho) la que con solo tres músicos supo imponer un sonido muy potente y nítido, en especial el virtuoso bajista. Un sonido evolucionado, sólido, aunque alternativo, lo que puede ser bueno y malo, según como se le mire. No se exagera al decir que suenan mucho mejor en vivo que en la radio. En una palabra, una presentación de clase internacional.

El climax se vivió con la participación de Dios Salve a La Reina, banda argentina, catalogada por los fans y los medios como la mejor banda tributo a Queen. La calidad show fue total: Cuatro virtuosos músicos que supieron tocar al mejor estilo de la legendaria banda. La magía la agregaron las muy acertadas caracterizaciones de los miembros de la banda, que en ocasiones daban la impresión ver a Queen en vivo en Wembley y ver a un Brian May con una gruitarra hecha por él mismo (de verdad), a Deacon y sus caraterísticos shorts, a Taylor y su descomunal batería y, claro, a Freddie con su voz única en el rock, y la característica chaqueta amarilla y el fierro del micrófono que le servía de guitarra, bastón, adorno, escopeta y entre otras. Fue un show inolvidable.

Punto negro: el audio. Las dos primeras canciones tuvieron ruidos molestos... Sin embargo, la calidad de los músicos fue más ya que fue la única banda que pidieron dos veces. ¡Maestros!

La jornada terminó con unos energéticos porcinos cantando éxitos como y Eligiendo una Reina Volantín. Sí, me refiero a los Chancho en Piedra. Debo decir que no soy un acérrimo admirador de ellos, pero sin duda disfruté su actuación, la cual estuvo al nivel de las demás bandas de la noche. Una banda siempre interesante y energética.

Ese fue el primer festival de Iquique. Hasta la próxima...

1 comment:

Alvaro y sus desvaríos said...

es bueno que hayan estas actividades para las personas en verano, que se puedan distraer y disfrutar de actividades culturales, aunque los grupos en cuestión no son de mi preferencia, sé que mucha gente los debe haber disfrutado mucho

saludos